ORGANIZA CON NOSOTROS TU BODA CIVIL.

El día de vuestra boda debe ser un día precioso, inolvidable y lleno de emociones. Sin embargo un enlace civil es muy frío y dura muy pocos minutos. El oficiante se limita a leeros los artículos que están en el Código Civil, os pregunta si estáis de acuerdo ambos cónyuges para contraer matrimonio, y fin del protocolo de la boda civil.

Hoy os mostramos nuestras ideas para ceremonias civiles y nos ponemos a vuestra disposición para ayudaros a organizarla, porque una boda civil, al igual que una boda religiosa, debe ser alegre, sentida, y llena de emociones.

EL INICIO DE LA CEREMONIA.

Algo bueno de este tipo de ceremonias es que no tienen un guión preestablecido y no existe ninguna tradición como por ejemplo la de que el novio espera a la novia en el altar.

Aqui ya podemos empezar a jugar con la imaginación y hacer una entrada atrevida y divertida que rompa los nervios previos.

Podemos hacerla de alguna manera que os defina, por ejemplo en bicicleta o con las zapatillas de correr… ¿Os imagináis llegando a vuestra boda con un dorsal y una bebida isotónica en la mano?

También podemos elegir la manera tradicional, con una canción que os guste o acompañados de vuestra mascota, por ejemplo…

¿QUIÉN ME CASA?

El principal escollo es elegir a quién oficie el acto, el director, alguien de vuestra confianza que sepa dar a la boda el toque que vosotros deseáis.

Si decidís que sea en clave de humor debe ser una persona divertida y con gracia. Si decidís que sea seria y formal podéis buscar a alguien acostumbrado a orar en público.

En cualquiera de los casos debéis concretar con la persona elegida lo que va a decir y cómo va a oficiar la boda, buscando la complicidad de vuestra familia más directa y de los amigos para crear un ambiente íntimo y de complicidad.

LAS LECTURAS.

Antes de pasar a los momentos más formales de la boda, queda muy bonito que varias personas cercanas, elegidas por vosotros, os dediquen algunas palabras.

Pueden ser textos formales, anécdotas, o simplemente cartas escritas con el corazón, que muestren a los invitados un poco más de vosotros y de cómo ha sido vuestra historia antes de llegar a este día tan especial.

LOS FORMALISMOS.

En este momento, el oficiante de la ceremonia debe leeros los artículos de boda civil. Si previamente os habéis casado ya en el Juzgado, Ayuntamiento o Notario, ya has escuchado esta parte. Pero no está de más, y para darle más oficialidad a la boda, que os los lean de nuevo.

  • Artículo 66: «los cónyuges son iguales en derechos y deberes»
  • Artículo 67: «los cónyuges deben respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia»

 

  • Artículo 68: «los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes, y de otras personas dependientes a su

 

También es importante que confirméis vuestro deseo de contraer matrimonio, que os leáis los votos y que os digáis todo lo que sentís el uno por el otro.

YA ESTÁIS CASADOS.

La ceremonia está a punto de terminar, pero para no concluir de una manera tan fría podéis elegir algún ritual como el de las velas o la arena (encendiendo ambos una vela común o compartiendo arena en un recipiente bonito) que indique el camino que desde hoy recorreréis juntos.

También está muy bien terminar con una canción de la que previamente habremos avisado a los invitados, como forma de hacer participar a todos en vuestro enlace.

A partir de aquí ya la ceremonia habría finalizado y empezaríamos con la fiesta posterior, el cóctel, la cena el baile y todo lo que deseéis para celebrar el día más feliz de vuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *