COCHINILLO CUCHIFRITO

Seguimos instalados en estos tiempos de confinamiento y aun no nos permiten celebraciones o juntarnos alrededor de una mesa, en un restaurante por ejemplo, por eso desde hace ya algún tiempo decidimos ofrecer nuestra carta en formato “para llevar”.

En la recepción del hotel podéis pasara recoger cualquier menú, elaborado en nuestras cocinas, previo encargo telefónico, y disfrutarlo en casa de una manera cómoda, pero si preferís intentarlo vosotros hoy os contamos nuestros secretos para conseguir que os salga de manera perfecta unos de nuestros platos estrella, el Cochinillo Cuchifrito.

El cuchifrito es un plato tradicional y delicioso pero que requiere de cierta técnica para que quede sabroso y jugoso, puesto que es fácil que quede seco si no se hace bien.

INGREDIENTES.

1 kg de cochinillo cortado en piezas no muy grandes. Podéis pedir al carnicero que os lo corte para cuchifrito, él sabrá cómo hacerlo.

4 dientes de ajo.

Aceite de oliva.

Sal, si es gorda mejor.

Un chorrito de vinagre.

PREPARACIÓN.

1.- Ponemos al fuego una cazuela con agua hirviendo y sal. Cocemos los trozos de cochinillo (sin salar) durante 30 minutos retirando las espumas que se van formando durante la cocción.

2.- Sacamos los trozos de la cazuela dejándolos secar encima de un trapo que absorberá la humedad y nos permitirá freírlo sin que salte demasiado.

3.- Colocamos una sartén grande con abundante aceite de oliva que cubra las porciones por completo.

4.- Cuando el aceite alcance una temperatura elevada (190 grados aproximadamente) iremos friendo los trozos en tandas pequeñas, procurando que el aceite no pierda temperatura en el momento de añadir más carne a la sartén.

5.- Mantenemos la carne en la sartén hasta que la veamos dorada y crujiente.

6.- Al sacar los trozos con un escurridor o espumadera, colocamos las porciones de cochinillo ya frito encima de un papel absorbente que elimine el aceite de la superficie de la carne.

7.- La parte que le va a dar el toque de gracia. Añadimos sal al gusto y el ajo picado muy pequeño.

8.- Cuando se haya absorbido un poquito la sal el cuchifrito estará listo para comer. También, si os gusta un poco más fuerte, podéis añadir un toque de vinagre a los trozos de carne, pero esto ya va en función de vuestro gusto.

MARIDAJE.

Para acompañar al cuchifrito os recomendamos un vino tinto crianza de la Ribera del Duero, que marida a la perfección 

Para acompañar este plato os recomendamos un tinto, uno de los tintos Vinos de la Tierra de Castilla crianza tempranillo, que marida a 

la perfección.

Este vino tiene una entrada en boca muy suave que contrastará con el sabor fuerte de la carne haciéndonos apreciar todos los aromas tanto del vino como de este plato tan suculento.

Nuestro cocido, ahora para llevar.

DESCUBRE NUESTRO DELICIOSO COCIDO PARA LLEVAR.

Ahora que parece que el invierno ha llegado para quedarse y el frio comienza a sentirse implacable, lo mejor para entrar en calor es comerse un buen cocido. 

Lo podéis preparar vosotros en casa, desde luego, pero quizás no os apetezca liaros con la olla ni los pucheros, o simplemente la cocina no es uno de vuestros fuertes. Por eso os ofrecemos la opción de prepararlo nosotros en nuestra cocina para que vosotros sólo os tengáis que preocupar de disfrutarlo en vuestra casa.

La idea de ofrecer cocido (y en general toda nuestra carta) para llevar surge como parte de nuestra reinvención tras la pandemia y a partir de tener que cerrar el restaurante.

El resultado y la aceptación de la comida para llevar y del cocido en particular no podía ser mejor, algo que os agradecemos de corazón. Ya sois muchos los que lo habéis probado e incluso repetido, por lo que pensamos que no lo hacemos mal del todo.

UN COCIDO TRADICIONAL.

Lo primero que queremos destacar de nuestro cocido take away es que es exactamente igual que el que preparamos en nuestro restaurante, elaborado de la misma manera y con los mismos ingredientes. 

Sopa de cocido, garbanzos con su correspondiente verdura, carne, piparras (si os gusta el picante) y pan componen este plato típico de nuestra gastronomía que seguimos elaborando a la manera de nuestros abuelos que fueron quienes nos enseñaron los secretos para servir uno de los mejores cocidos de Ávila.

Lo servimos en envases desechables, dentro de una caja de cartón elaborada a partir de materiales reciclables para aportar nuestro granito de arena a favor de la sostenibilidad y para que pueda llegar a vuestra casa sin derramarse ni una gota.

MARIDAJE Y ACOMPAÑAMIENTO.

A nosotros nos gusta el tinto Valdubón. Un Ribera del Duero elegante y equilibrado, envejecido en barrica de roble con personalidad y fuerza que ayuda a destacar los detalles de sabor del cocido en su pleno esplendor.

También va muy bien alguno de nuestros vinos rosados, muy de moda en la actualidad y algo más suaves de sabor si el tinto os parece demasiado fuerte.

En cualquier caso estaremos encantados de aconsejaros y prepararos vuestro pedido para que estos días de frio sean un poco más llevaderos, culinariamente por lo menos. 

¿CONOCES NUESTRO SUSHI?

Cuando pensáis en Los Cuatro Postes quizás os venga a la cabeza una carta de platos tradicional donde podéis encontrar cochinillo, sopas, ternera o nuestro delicioso bacalao entre otras viandas, sin embargo también podréis encontrar platos y recetas mucho más vanguardistas como el sushi, la ensalada de perdiz escabechada o la vieira hojaldrada.

Sabéis que siempre hemos intentado complacer el paladar de los más exigentes. Nuestra experiencia en bodas nos sugirió la idea de trasferir a la carta diaria platos vanguardistas que servíamos en los diferentes menús para celebraciones. Es por este motivo que ya podéis degustar (de momento para llevar a casa pero esperamos servir próximamente en nuestro restaurante) nuestro delicioso sushi.

EL ORIGEN DEL SUSHI.

El sushi es un plato japonés conocido mundialmente por contar entre sus ingredientes con diferentes pescados crudos.

Realmente es una mezcla de arroz, acompañado de diferentes tipos de pescado crudo, al que acompañamos con alguna salsa que generalmente será a base de soja y donde las algas también juegan un papel importante en la elaboración.

¿CONOCES LOS DIFERENTES TIPOS DE SUSHI QUE SERVIMOS?

Los Makis están elaborados a base de arroz con pescado (salmón o atún) enrollados dentro de una hoja de alga llamada Nori. En lagunas de estas piezas nos encanta el toque que las va a dar un poquito de aguacate.

Los Nigiris son bolas de arroz de forma rectangular sobre la que colocamos una lámina de salmón proveniente de la parte del lomo, la más jugosa del animal.

La salsa de soja con la que acompañamos estas piezas de sushi la elaboramos de manera totalmente natural, con harina de trigo, semillas de soja, agua y sal.

Lo servimos en cajitas cuadradas de 16 piezas acompañadas de nuestra deliciosa salsa de soja casera donde encontraréis 8 Makis  y 4 Nigiris.

¿COMO DISFRUTAR DE LA EXPERIENCIA DE COMER SUSHI?

Si queremos añadir ese toque japonés podemos comerlo con palillos de madera al estilo tradicional. Para ello lo mejor es que los sirváis en un plato y la salsa o el wasabi típico de acompañamiento lo coloquéis en otro recipiente.

Cogeremos uno de los Makis o Nigiris, lo añadiremos el Wasabi (picate a base de rábano) y lo mojaremos en salsa de soja. No conviene añadir mucha salsa ya que perderemos el sabor propio del pescado.

EL MARIDAJE.

Sabéis que a nuestros sumilleres los encanta buscar el mejor maridaje para cada plato. Para el sushi nos recomiendan mezclarlo con una cerveza muy fría o si os gusta más el vino nos decantamos por un vino rosado, cuyos aromas frutales casan perfectamente con marisco, ostras o sushi.

Si decidís acompañar el sushi con un rosado debéis servirlo frio.

Esta combinación de rosado y sushi os hará disfrutar de los sabores asiáticos sin salir de casa.

San Cristobal de Marques de Vargas, un vino muy recomendable que encontrarás en nuestra bodega.

La semana pasada, uno de los últimos días de sol,  sentados en nuestra terraza uno de nuestros sumilleres y yo hablábamos de la vendimia de este año y de la calidad de las cosechas para la elaboración de los vinos que consumiremos próximamente.

A veces pensamos erróneamente que una cosecha de uvas es buena si la cantidad de uva es abundante, sin embargo nosotros pensamos que una cosecha es buena, cuando la uva vendimiada sea de calidad, aunque la cantidad sea menor.

Para que una uva sea buena y genere vinos de gran calidad debe haber sido capaz de formar todas las sustancias aromáticas y de gusto de cada especie. Para ello es necesario mucho sol aunque no demasiado calor y poca lluvia. Circunstancias que se han dado este año.

Enfrascados en estas conversaciones nuestro sumiller nos sirvió una copa de vino de nuestra bodega que hace tiempo que no probaba pero que recordaba como un gran caldo y efectivamente no me defraudó, por eso hoy os quiero hablar del Conde de San Cristóbal.

Una región privilegiada, Ribera del Duero

Este vino proviene de la Ribera del Duero, concretamente de la bodega Conde de San Cristóbal, ubicada entre Peñafiel y Bocos de Duero.

A modo de curiosidad, el nombre se lo pusieron en homenaje al primer Conde, un personaje histórico vinculado a la zona del Duero y antepasado de Don Pelayo de la Mata cuyos descendientes cuentan con el Marquesado de Vargas.

En La Rioja trabajan con el sello Marqués de Vargas elaborando caldos de gran calidad de los que hablaremos, seguro, en otra ocasión. Bajo la denominación de Ribera del Duero trabajan el sello Conde de San Cristóbal.

Los viñedos

La finca, a la que se accede por un noble edificio de estilo castellano, cuenta con una orografía privilegiada. De hecho los viñedos de este pago ya producían uvas para los vinos que se servían en la corte vallisoletana del rey Felipe II, en el siglo XVI.

Cuentan con 80 hectáreas en propiedad, un extenso viñedo que desciende a lo largo del valle y que se cuida como si de un jardín se tratase. El viñedo, con más de 35 años de edad, se divide en 14 parcelas que rodean a la bodega y está compuesto por 7 tipos distintos de suelos, plantados a diferentes alturas.

San Cristobal de Marques de Vargas, El vino

Las variedades cultivadas son la Tinta fina, la Merlot y la Cabernet Sauvignon.

Las viñas se cultivan para que den rendimientos bajos, obteniendo solo botella y media por cepa. La vendimia se hace de forma manual y cada parcela se vinifica por separado para un mayor control de calidad en los vinos.

El vino

El vino que ofrecen es bastante clásico, con un agradable equilibrio y una mezcla de fruta y roble picante, ideal para acompañar caza y carne roja, que nosotros os recomendamos para maridar con uno de nuestros chuletones de Ávila, un buen solomillo de ternera avileña o una tabla de embutidos y quesos de nuestra carta.

Notas de Cata: Aroma concentrado, profundo y complejo, con base de fruta fresca y toques minerales. En boca es fresco y potente, sabroso, graso, expresivo y con un paso de boca redondo y largo. Un vino equilibrado. Muy fino, sin perder la nobleza del terruño de nuestro viñedo. Elegante potencia y con carácter.

La elaboración en la bodega

Durante la vendimia, el tiempo transcurrido desde el corte de racimo a la recepción de uva es de máximo 30 minutos, así evitamos oxidaciones y fermentaciones espontáneas. La uva, vendimiada a mano, entra al proceso de vinificación después de pasar por la mesa de selección y de un despalillado a bajas revoluciones. En depósitos de acero inoxidable se realiza inicialmente una maceración en frío a 8ºC durante un periodo de 3 a 5 días. El proceso continúa con la fermentación alcohólica a temperaturas controladas de 20 a 24ºC durante 9 a 12 días. Finalmente, el vino se somete a una maceración con “las pastas” de 15 a 20 días antes de pasar a la crianza en barricas.

Finalmente, para la crianza del vino, se utilizan barricas nuevas de roble francés.

Lo mejor es que os paséis por aquí y degustéis una buena copa de Conde de San Cristóbal.