Vuelta a la normalidad

Y la gente se quedó en casa.

Y la gente empezó a pensar de manera diferente.

Y curaron la tierra por completo.

 

Así comienza el poema de Kitty O´Meara que se ha viralizado por las redes estos días y que muestra en unas pocas palabras cómo de repente un día todo cambió.

 

Pero ahora, por fin vemos la luz al final del túnel. En breve podremos abrir, con ciertas limitaciones, nuestro hotel y comenzar con la ansiada vuelta a la normalidad. Lo estamos deseando.

 

Estos días cuando hemos pasado por el hotel hemos tenido una sensación de vacío sorprendente. No había ruidos, no hablaba nadie, se oía el silencio, no olía a café a la hora del desayuno… Sin duda ha sido una experiencia diferente cuanto menos.

 

Pero eso ya pasó y ahora miramos al futuro…

 

Poco a poco volveremos a movernos como antes, volveremos a salir, a viajar, a trabajar… pero sobre todo volveremos a besar, a abrazar a sentir…

 

Hemos cambiado nuestra escala de valores y aprendido que ciertas cosas que antes las teníamos por cotidianas son las que más importan en la vida.

 

También hemos aprovechado para hacer autocrítica (es una estupenda medicina) y ver cómo podíamos mejorar determinados temas de nuestro negocio.

 

En breve volveremos a abrir el hotel, la cafetería, los comedores, la cocina… En breve os volveremos a ver por aquí tomando una caña y comiendo unas salchichas, o disfrutando de un buen vino con unas revolconas de aperitivo.

 

Dentro de poco el hotel se volverá a llenar de charlas, risas, celebraciones y brindis, y veremos que la vida ya no es como antes, lo material pasará un poco a segundo plano y disfrutaremos más de los nuestros.

 

Uno de estos días que he podido venir a trabajar, al pasar por una de nuestras terrazas me quedé mirando hacia Ávila disfrutando de la vista y de la maravilla de ciudad que tenemos.

 

Una maravilla por lo bonita con nuestra majestuosa muralla al frente pero maravillosa sobre todo por vosotros, los abulenses que os habéis comportado de una manera excelente.

 

Por eso pensamos que nos merecemos el premio de la normalidad, y en nuestro hotel ya estamos trabajando en ello, para que tú sólo te tengas que preocupar de disfrutar.

 

El día que vuelvas a visitarnos, ¿Sabes ya lo que te vas a pedir?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *